Edilberto "Eddy" Gabriel Núñez es vocal oficial en Lotería Chaqueña, tiene una basta trayectoria en el mundo de la política.
Sus valores y convicciones para con el peronismo son fuertes y se notan. Es que, nacer en cuna peronista, tiene su ventaja ya que desde pequeño escuchó a su padre hablar de la justicia social y trabajar incansablemente por la comunidad de La Tigra.

¿Cuál es tu historia de militancia peronista?

Nací en cuna peronista, vengo de mi pueblo La Tigra en el departamento O' Higgins, vengo de una familia justicialista donde mi padre militaba en la Juventud Peronista en la década del 70 y posterior a los gobiernos militares él siguió con su actividad política y logró ser concejal. Eso fue en el año 83 si mal no recuerdo.
Yo era muy joven, en ese año yo tenía apenas 5 años. En mi casa de lo único que se hablaba era de política, mi padre logró ser intendente en el año 87. Antes gobernaba la Unión Cívica Radical, me acuerdo que ganamos por 170 votos. En esa época se militaba en sulky y en volanta, mucho a pie, en el pueblo era así no existía la infraestructura ni la logística que yo creo que gracias a la permanencia de la democracia desde el año 83 nos permitió a nuestro país avanzar en ese sentido.
Mi padre fue dos periodos intendente, yo siento muy chiquito comenzaba a transitar ese mundo. Me acuerdo que lo acompañaba a las reuniones de intendentes de municipios argentinos en el Teatro San Martín en Buenos Aires, antes los períodos eran de dos años nada más, hasta la reforma de la constitución.
Yo seguí militando, nunca ocupé un cargo electivo, siempre desde el llano en el pueblo y así logré llegar a ser referente del ex Gobernador Jorge Miltón Capitanich en el pueblo en el año 2001. Donde la verdad lo único que teníamos era una bicicleta, mi padre ya se había trasladado a la ciudad de Resistencia mucho tiempo antes, donde siguió su carrera política como funcionario de Emilio Carrara.
Yo con 21 años comencé a dar mis primeros pasos como referente del pueblo. Detrás mío tenía una mochila muy pesada que era la de igualar a mi padre, como intendente y concejal, yo no pude llegar a eso pero si gracias a la apertura del justicialismo y también porque siempre me gustó militar y nunca quedarme.
Recuerdo que habíamos perdido esa elección a nivel provincial y en esa época Coqui - por Jorge Capitanich- era candidato a gobernador y Domingo Peppo primer candidato a Diputado Provincial. El 6 de diciembre suena el teléfono fijo de mi casa porque ni siquiera teníamos celulares, me llamó Peppo si lo podía acompañar a ser uno de sus colaboradores en la Legislatura provincial. Trabajé dos años con él, el volvió a Villa Ángela para su tercer apuesta como candidato a intendente y logra ganar la intendencia.
Yo me quedé por Resistencia, colaborando con Coqui y con Domingo, por supuesto que en esa época hice una amistad con Horacio Rey porque trabajábamos en conjunto.
Coqui y Domingo vienen trabajando hace mucho tiempo juntos más allá de algunos entre dichos que tienen los políticos, que se resuelven a puertas cerradas y solamente entre ellos. Los que militamos los que estamos en la base pensamos muchas cosas que no suceden.

Creciste en una familia peronista, en un lugar donde se hablaba de política todo el tiempo. ¿Cuál es el concepto que formaste de lo que es "hacer política"?
Yo creo que el concepto pasa mucho por la ideología del partido al que uno representa. El peronismo representa la justicia social, a la unidad, a la igualdad a muchas cosas. Por sobre todo representa a la inclusión del que más necesita, eso me inculcaron mis padres.
Volviendo hacia atrás, mi padre a pesar de ser intendente era médico, era juez de paz, policía, ambulancia. Era un pueblo de 4 mil habitantes donde había de gobernar, no teníamos ambulancia, patrullero, entonces todo lo hacía el intendente.
Yo creo que uno aprende mucho, sin desmerecer a otros partidos, yo creo que el radicalismo también tiene una concepción muy buena de la política. Por ahí nosotros mantuvimos nuestra ideología que perduró en el tiempo y ellos lo hicieron por etapas y hoy vendieron las banderas de su ideología para poder gobernar.

¿Qué opinas esta nueva generación de militantes jóvenes que surgió a partir del 2003?

La verdad antes la juventud tuvo su etapa dentro del justicialismo, nosotros mientras no gobernábamos tuvimos una juventud que no tuvo mucha participación en el partido. Creo que desde el 2003 hacia adelante, el gobierno nacional impulsado por el compañero fallecido Néstor Kirchner le dio muchísima representación a la juventud, pertenezcan al movimiento que pertenezcan. Yo creo que se le dio muchísima importancia.
Por lo menos en mi generación, nosotros no tuvimos esa importancia, puede ser porque no estábamos en el gobierno nacional durante un periodo, si en la época de Menem. Pero la verdad que si hay que diferenciar que en el Gobierno de Néstor y de Cristina le dieron muchísima representación a los jóvenes y muchísima participación con cargos muy importantes inclusive en el Estado Nacional. Eso es algo que creo yo que justamente faltaba en el justicialismo para la renovación de los dirigentes. Hoy mucho de ellos son dirigentes, y ocupan cargos electivos, me parece bien, me parece que hay que darle el espacio que se merece a los jóvenes.
Por ahí los políticos hablamos siempre de la renovación, pero nunca lo hacíamos. Entonces yo creo que hoy, inclusive entraron en la discusión y el debate. Los jóvenes hoy marcan presencia dentro del partido.

¿Hace cuanto tiempo trabajas dentro del Estado provincial?

Yo pertenezco a la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), ingresé en el año 2005, colaboré directamente con lo que tenía que ver en Anses en la campaña de Capitanich en 2005, 2006 y 2006. En 2011 me convocaron para trabajar en la campaña de la reelección de Coqui, así que me fui a trabajar a la privada de Gobernación donde estuve un año más o menos. Colaborando, siempre sumando y es la primera vez que ocupo un cargo público como funcionario, como el de ahora en Lotería Chaqueña.

¿Qué significó para vos tu nombramiento como vocal oficial en Lotería Chaqueña?

La verdad que primero significó mucha emoción. Yo creo que un militante trabaja y cree y quiere que algún momento le reconozcan su trabajo, ese es el orgullo de todo militante.
Muchas veces no alcanza para todo, yo he trabajado muchísimo desde donde me tocó estar en el gobierno de Coqui y así lo entendí porque yo creo que cada gobernador busca los perfiles que creen que lo van a acompañar y eso me parece perfecto. Lo que uno nunca tiene que hacer es enojarse porque la política es asi. Uno nunca tiene que buscar represalias porque si se confía, si no abandona sus ideales, si tiene una línea y conducta por sobre todas las cosas en algún momento Dios te premia, para bien.
En este caso creo que se me dio, estuve en los planes del Gobernador Peppo y trabajé siempre de la misma manera tanto con uno como con otro.
La satisfacción es muy grande para mi porque es un desafío muy importante, yo creo que uno a la función la tiene que tomar como que es la responsabilidad más grande que tenga, sea cual fuera. Somos responsables y por supuesto hay que cumplir con los objetivos y las metas que propone el Gobernador.

¿Recordás alguna anécdota que haya marcado tu vida política?

Si, año 87, yo tenía 10 años. Gana la primera elección mi padre a Ernesto "Tito" Iván que falleció hace poco tiempo, un radical de raza, un hombre bueno y respetado, muy leal a sus convicciones. El día que asumió mi padre, yo quería sacarme una foto, me acuerdo que le dije a mi padre "yo me quiero sacar una foto en el sillón del intendente". El intendente que se había ido, había dejado una foto, un portarretrato de él con Raúl Alfonsín. Entonces, mi padre quiere sacar la foto y yo le digo "no, porque es el presidente de la Nación".
Hasta hoy me dicen en mi casa que soy la oveja negra de la familia porque fui el único que se había sacado una foto con un presidente radical.
La verdad que eso a mi me marcó, hoy lo cuento como una anécdota pero en esa época era "el presidente" para nosotros, que de nuestra generación que yo no la viví porque era muy chico, pero para a gente que vivió la época de los militares llegar a tener un presidente por la democracia era importante.
Se hablaba del presidente y se hablaba de la libertad. Entonces para mi era una foto con el presidente.
Tengo muchas anécdotas de campaña, hemos tardado 21 días en recorrer toda la provincia. Llegar a un pueblo, terminar un acto tarde y no tener donde dormir con el candidato a gobernador, porque no había hotel ni nada. Terminábamos comiendo hamburguesas en un carrito porque ni los restoranes estaban abiertos. Estoy hablando de la época en la que no teníamos gobierno.
Son muchas experiencias. Uno por ahí tiene amigos que no están en política o no son militantes activos que nos dicen "ustedes la pasan bien cuando andan de campaña". Pero la verdad es que uno atrás deja una familia, yo tengo tres hijos y una esposa que requieren de mi. La política si vos no tenes una contención familiar, que tu familia entienda de qué se trata, es muy difícil después que no te toque optar. Yo tengo una familia de fierro, tengo una esposa que entiende y tres hijos que requieren de su padre, pero yo sé que estoy haciendo un bien desde el lugar que me toca estar. Desde la pelota que entrego, el anuncio de una pileta o la continuidad de la obra de un hospital que estaba parada, poder reactivarla, donar el pasaje a una familia que tiene que trasladarse, me parece que estoy aportando algo a mi pueblo que uno tanto quiere y defiende. Son cosas positivas las que suceden.

 

0
0
0
s2sdefault